Viña Machado cuenta la verdad detrás de Masterchef Colombia – Gente – Cultura



Aunque sus ojos captan buena parte de la atención sobre ella, en realidad no es más que su carta de presentación. Viña Machado es mucho más que una mirada penetrante y un físico atractivo. Es una discreta, pero poderosa actriz que procura mantener su vida privada alejada de los focos en tanto continúa creciendo en el plano profesional sin dar demasiada relevancia a los comentarios que la ensalzan como una de las mujeres más sexis del país.

(Además: Revista Aló: Los nuevos retos de Carmen Villalobos)

Todo fluyó tan rápido durante esta sesión de fotos, que es de esas contadas ocasiones en las que terminamos antes de la hora prevista. ¿Y cómo no? Durante más de una década Viña trabajó como modelo y por eso a ella le fluye eso de pararse frente a la cámara y lucir camaleónica, se ve a gusto y es tan natural, tan ella… Algo que, recalca cada vez que puede y es su objetivo: “Vivir un día a día sintiéndome cómoda y libre, siendo yo misma”.

Por estos días todo el mundo habla de ella, pues no solo la estamos viendo cocinando en el reality MasterChef, sino que retornó a la historia de Enfermeras para redimir a Gloria, la muñequita diabólica de la historia y, para rematar, también la vemos protagonizando la película Ángel de mi vida, en la cartelera de cines actualmente. Pese a estar viviendo un momento de plenitud, por tener tres proyectos tan importantes al aire, ella no se cree el cuento y tiene claro que seguirá trabajando duro para seguir mostrando su talento.

Viña habla rápido, con una sonrisa que le ilumina el rostro y una voz grave y enérgica que denota una actitud positiva hacia la vida. Habla de resiliencia, de descubrimiento, aceptación y curación. Mamá enternecida, actriz consumada, cocinera feliz y amiga entrañable, así es nuestra Mujer ALÓ Inspira de esta quincena.

(Le sugerimos: Se vivió fuerte tensión entre dos competidoras de MasterChef Celebrity)

La última vez que hablamos lo hicimos de manera virtual por medio de un live. ¿Cómo te terminó de ir con el encierro?

Antes de la pandemia, andaba trabajando en la producción de Enfermeras 24/7 y a duras penas tenía tiempo para mí. Grabamos todos los días entre semana y los descansos eran casi nulos. Además, en marzo del 2020 iba a salir Ángel de mi vida, un proyecto muy querido por mí, y entre la emoción de ver al aire la película y la presión de las grabaciones, escasamente podía pasar tiempo con León, mi hijo. Los India Catalina estaban próximos, la ceremonia fue a través de Facebook y tuve que recoger el premio que me gané por ventanilla. Pero lograron montar una premiación sumamente especial. A partir de allí nos encerraron, las grabaciones cesaron y toda la actividad del canal también. Creo que todos esperaban que pasaran 15 días e íbamos a recibir una llamada para volver, pero estábamos equivocados… Ahí comienza el reto ‘pandemia’. Poco a poco eran más y más los días que llegaban y se iban…. Nos dio covid y apenas logramos vencer el virus, tramitamos papeles, conseguimos permisos y organizamos un viaje por carretera, de 17 horas hasta llegar a Santa Marta. Pero, literal, no fue sino que llegara a mi tierra para que el canal me dijera que debíamos de retomar las grabaciones.

¿Cómo fue retomar el trabajo?

Yo creo que el canal se la jugó. En el set comenzamos a vivir en carne propia los efectos de tener puesta la mascarilla en todo momento, la comunicación era complicada por el distanciamiento, el calor que generaba estar siempre envueltos en miles de capas protectoras, tener que llevar lonchera por los protocolos de bioseguridad. Y además de eso, el estrés y los nervios de que otro estuviera contagiado o uno fuera el que lo estaba era inmenso. Pero fue un regalo el poder trabajar en pandemia.

(También puede leer: Se habrían filtrado los posibles finalistas de MasterChef Celebrity)

¿Qué pasó con Gloria? ¿Por qué terminó yéndose y volvió a Enfermeras?

Ella estaba viviendo un momento bastante retador de su vida, padeciendo las consecuencias de una pandemia y las de cada uno de sus actos. Y cuando uno reconoce que padece algún trastorno mental, la decisión del qué hacer con ello, sea vivir o morir, se convierte en una dicotomía bastante fuerte, pero además sumamente relevante para la época que estábamos viviendo todos. Salí contenta con la despedida que tuvo mi personaje y ahí mismo me embarqué en unas vacaciones con León.

¿A dónde se fueron?

A Santa Marta. Yo vivo en el lugar de las vacaciones de todo el mundo (risas). No es sino tomar un avión y llegar a mi destino fijo de paraíso y descanso. Es el espacio perfecto para estar con la familia y olvidarse del mundo entero.

Luego de eso, ¿qué pasó con tu trabajo?

Llegó enero, y del canal me llaman a decirme que iba para MasterChef. Disfrutaba de la cocina y además los horarios de grabaciones eran bastante laxos comparados con lo que estaba acostumbrada, y como León no iba a entrar aún al colegio, era el proyecto perfecto para poder estar junto a él y tener tiempo para mí en mi casa. ¡Qué falsa idea tenía yo de MasterChef! (risas). Fue un reto personal, pero creo que también uno afectivo con mi hijo. Sin darte cuenta comienzas a apasionarte locamente por la cocina y el mundo culinario te envuelve y consume por las mismas ganas de dar lo mejor de uno mismo.

¿Cuándo descubres esta pasión por la cocina?

Yo no tengo pasión culinaria (risas). Cocino, pero no es una pasión. Yo soy la mayor de las niñas y la menor de los niños en mi casa, y en una casa costeña, arraigada a su cultura, yo era la que hacía casi todo. Mis primeros recuerdos son desde echarle sal al arroz, hasta darle la vuelta a la arepita. Y, como una familia costeña de tradición, todos cocinábamos.

¿Existe la convivencia entre ustedes?

Yo no tenía ni idea de que en el programa uno terminaba por convertirse en la mira de sus compañeros; pensaba que eran los jueces quienes te juzgaban, no tus propios compañeros. A duras penas pasas tiempo con ellos, de vez en cuando un café o una charla en el bus, pero de resto es cocinar y a la casa. Luego de un par de veces que les di una mano a mis compañeros, alguien se acercó a decirme que por qué siempre respondía el cómo de todo. Me extrañó un poco la pregunta porque esa soy yo, me gusta ayudar, apoyar y ser guía para quien necesita de mi ayuda.

(Puede seguir leyendo: ‘Los jurados prueban en caliente’: Frank sobre los retos de MasterChef)



Fuente: (www.eltiempo.com)

Buscar en todo el contenido del sitio web