Una mujer de la ciudad de Chubut, Argentina, se dirigió al médico cuando un dolor de muela se convirtió en una inflamación en el cuello. Tras realizarse una tomografía por orden de una doctora, le diagnosticaron cáncer de linfoma de Hodgkin que obligó a la extracción de los ganglios.

Jenifer Quevedo, de 28 años, es la mujer argentina que descubrió que tenía esta enfermedad cancerígena de la que habían sufrido fatalmente dos de sus tíos también.

Desde marzo del 2022 la vida de Quevedo ha estado permeada por tratamientos, tomografías y radioterapia en el Hospital Regional. De acuerdo al especialista encargado de su caso, era muy difícil debido a que tenía 18 ganglios y el 90 % de su cuerpo estaba infectado.

(Lectura sugerida: Aida Victoria arremete contra Valeria Giraldo en redes sociales: ‘me tienes cansada’)

“Yo me sentía bien y no entendía cómo había alternativas para curarme”, explicó Jenifer según reportó el diario argentino, Clarín. Las partes de su cuerpo en las que ya habían encontrado la infección eran el cuello, ingle, axilas y el tórax.

Ni ella entiende cómo me pude curar. Me dijo que había sido un milagro

Al tratarse de una enfermedad infecciosa, Quevedo se vio obligada a dejar de trabajar en atención al público pues al contagiarse de cualquier enfermedad podría progresar a algo más grave.

(Puede interesarle: Video: delfines acompañaron de sorpresa a Maluma a surfear al ritmo de ‘Cocoloco’)

En términos de su autoimagen, la caída de su pelo por la quimioterapia fue de lo que más afectó a Jenifer. Tras casi un año de tratamientos constantes, el 27 de enero Quevedo recibió la noticia de que pronto se acabaría la necesidad de continuar con la quimioterapia.

“Ni ella entiende cómo me pude curar. Me dijo que había sido un milagro. Yo creo mucho en Dios, todo este tiempo le pedí que me cuide y me dé fuerzas”, expresó Jenifer.

El 7 de junio, Quevedo tenía que ir al Hospital Regional para su última quimioterapia. Su padre la llevó a un salón privado y allí se encontró con la sorpresa de que le habían preparado un cartel con el mensaje: “Una leona venció al cáncer. Siempre al lado tuyo. Te queremos mucho”.

(Siga leyendo: Laura Bozzo apareció con un morado en su rostro: ‘tuve una crisis de ansiedad’)

Además, al salir de su última sesión vio el carro de su papá totalmente decorado para la ocasión. A Jenifer la llevaron a recorrer todo el centro de la ciudad, recibiendo constantes felicitaciones de las personas que la veían. Cuando llegaron a su casa su mamá la esperaba con trompetas y bombos.

Ahora Quevedo tendrá que descansar un mes, y aún debe pasar por la Tomografía por Emisión de Positrones, un tratamiento de radioterapia que sirve para extraer del cuerpo las células que mató la quimioterapia para que no queden residuos.

Más noticias

Andrés Hurtado: el polémico presentador peruano habla sobre el despido de su productor

Sara Corrales terminó sin camiseta por accidente en pleno programa de televisión

Marc Anthony y la desgarradora tragedia familiar que cambió su vida para siempre



Fuente: (www.eltiempo.com)