Milagros hay a cada instante – Entretenimiento – Cultura




El simple hecho de despertarse cada día es un milagro, así como tener la salud en estos momentos tan difíciles. Que nuestra mente y nuestro cuerpo funcionen a la perfección, que no nos duela nada, que podamos movernos, sentir, ver, oler, reírnos, es, en los actuales tiempos, milagros que debemos valorar.

Y sobre la necesidad de valorar las pequeñas cosas cotidianas que nunca calificamos de milagro, hablará el blog Paz y desarrollo de este 10 de enero (http://blogs.eltiempo.com/pazydesarrollo), que se publica en eltiempo.com.

El padre Wilinton Torres Pulido, de la parroquia de la Inmaculada Concepción, de Bogotá, será el encargado de hablar de esta palabra y de mostrar cómo en cada momento tenemos milagros de vida que debemos agradecer.

Retoma una frase, “los milagros son como las piedras: están por todas partes, pero nadie las ve”, de Paulo Coelho,  y también una apreciación del Papa Francisco: “Si nos detuviéramos a contemplar la hoja de un árbol veríamos cuánta vida existe”.

Cada elemento de la naturaleza es un milagro único. El aire, por ejemplo; el viento, que nos refresca, el sol que nos da calor, el agua, que significa la vida misma. Cada amanecer es un comienzo, un regalo de colores que se repite con otros tonos al atardecer, así hayamos tenido un día de lluvia.

El amor, el cariño, la solidaridad hacen parte de esos milagros, porque todo lo bueno se devuelve y nos ayuda a dar mejores pasos.

Hoy nos enfrentamos a la necesidad de valorar los milagros de cada día. No podemos hacer planes para dentro de 15 días. Podemos pensar que en dos semanas, si la pandemia lo permite, podemos estar haciendo algo que necesitamos en un lugar específico.

Y no es que los sueños tengan que esperar. Los sueños hoy se deben cumplir de otro modo, pensando en las circunstancias actuales y en cómo debemos desarrollarlos de una forma acorde con los tiempos que nos tocaron.

Nadie pidió estos tiempos y las teorías de la conspiración siguen rodando por las redes sociales. Las más recientes hablan de la llamada selección de la especie, de que el coronavirus será peor que el genocidio nazi contra los judíos porque así, supuestamente, lo decidió un grupo de ‘notables’ del planeta…

Pero es necesario dejar de pensar en esas teorías y cuidarnos, irnos adentro y ratificar que cada día es un milagro, y empezar a descifrar los colores del amanecer y del atardecer, no importa qué tan gris sea el día.



Fuente: (www.eltiempo.com)

Déjanos tu comentario

Your email address will not be published.

Buscar en todo el contenido del sitio web