Lo que dicen los trajes del día de la inauguración sobre la administración


Fuente de imagen: Getty / Jonathan Ernst

El día de la inauguración, mis canales sociales, las conversaciones de la vida real e incluso la cobertura de noticias por cable se inundaron de conversaciones sobre la ropa de la ceremonia el 20 de enero – el diseñadores que fueron usados, el significado detrás de cada chaqueta y accesorio, y lo que estas elecciones significaron para la nueva administración. Aparte de las pocas personas disgustadas que exigieron saber por qué la moda, algo que consideraban tan trivial, incluso importaba en un día tan trascendental, la emoción colectiva me hizo preguntarme: ¿por qué? hizo nos importa tanto la moda inaugural? A mi modo de ver, la razón es doble; por un lado, lo que los políticos eligen usar, especialmente en un evento en el que todos los ojos están puestos en ellos, tiene un propósito e importa. Y dos, simplemente disfrutar de la moda en medio de un momento político, francamente, se sintió bastante refrescante después de lo que se sintieron como cuatro años de constante agitación política en la vanguardia, sin espacio para hablar de moda.

No se trata solo de que nuestras figuras políticas se vean geniales, como ciertamente lo hicieron el día de la inauguración, se trata del mensaje que envían con la ropa que eligen.

La moda es sin duda política. No se trata solo de que nuestras figuras políticas se vean geniales, lo que ciertamente lo hicieron el día de la inauguración, también se trata del mensaje que envían con la ropa que eligen. Kamala Harris no solo usó un bonito abrigo morado y vestido de cóctel con lentejuelas el miércoles. Su decisión de usar estos conjuntos, que mostraron y enaltecieron a los diseñadores de moda negros emergentes, subrayó los valores de unidad e inclusión de la administración Biden-Harris, y celebra la importancia de la industria de la moda estadounidense.

“Ella era obviamente el centro de su propia atención, pero sus decisiones atrajeron a otras personas”, Robin Givhan. El Correo de Washington crítico senior en general, dijo a POPSUGAR. La decisión de atraer la atención de estos diseñadores a los que a menudo se pasan por alto fue exactamente eso: una elección. Desde sus días de campaña, Joe y Kamala han destacado su promesa de unir al país, y este mensaje fue más claro que nunca en el Día de la Inauguración, como lo indicaron sus palabras, acciones y sí, incluso su ropa.

Este sentimiento también se reflejó en las miradas de sus cónyuges: Jill Biden eligió un mirada monocromática azul océano por el diseñador emergente Markarian para el día y un combinación de abrigo y vestido blanco de Gabriela Hearst que rindió homenaje a los estados de EE. UU. por la noche. Douglas Emhoff, por otro lado, vestía un traje gris de Ralph Lauren, un diseñador estadounidense no partidista que era también elegido por Biden para marcar el inicio de su presidencia.

“Particularmente en un día como el Día de la Inauguración … recordar visualmente a la gente que todas las industrias están aceptadas y serán impulsadas hacia adelante es algo poderoso”.

El crítico de moda ganador del premio Pulitzer, Givhan, explicó que el deseo del presidente y el vicepresidente de representar a estos diseñadores enfatiza que la moda es una industria estadounidense importante, como cualquier otra. De la misma manera que esperamos que los políticos sean conducidos en autos estadounidenses o usen la porcelana estadounidense en la Casa Blanca, dijo: “Esperamos que la Casa Blanca celebre la creatividad estadounidense”, que se extiende a la industria de la moda. “Particularmente en un día como el Día de la Inauguración, cuando la atención se centra tanto en lo que significa, el lugar en el que se encuentra el país y lo que significa avanzar, para recordarle visualmente a la gente que todas las industrias son aceptadas y serán impulsadas adelante es algo poderoso “.

Históricamente, las modas inaugurales han permitido que la primera familia comunique sus intenciones y valores para la nueva administración en las piezas que elijan. Cuando Jackie Kennedy llevaba un vestido y capa glamorosos a la inauguración de John F. Kennedy en 1961, significó su deseo de elevar el arte y la historia estadounidenses. El combo alto-bajo de Michelle Obama de un abrigo de Thom Browne ceñido con un cinturón de J.Crew en la ceremonia de 2012, por otro lado, mostró el comportamiento aspiracional pero accesible de los Obama y el objetivo de la administración de fortalecer la unidad y la democracia en la nación. Para la primera toma de posesión de George Bush en 2001, Laura Bush eligió al diseñador tejano Michael Faircloth por su abrigo azul brillante clásico y tradicional, que no solo honró sus raíces y llamó la atención sobre un diseñador local relativamente desconocido, sino que también reflejó la retórica de conservadurismo compasivo del entonces presidente.

Pero así como los miembros de la nueva administración, así como los del pasado, han usado su ropa para impulsar una narrativa, también es importante recordar que cualquiera puede tomar la decisión de eliminar la moda de la conversación, dijo Givhan. Tome la administración anterior, por ejemplo. Si bien el estilo de Melania Trump ha sido criticado en el pasado por mensajes irrespetuosos, ¿quién podría olvidar eso? Chaqueta Zara “Really Don’t Care”? – muchos críticos de moda no están seguros si la ex primera dama alguna vez buscaba decir algo. A diferencia de lo que habían hecho en el pasado las exprimeras damas como Jackie, Michelle y Laura, a menudo parecía que Melania no estaba interesada en utilizar la moda como herramienta de comunicación.

De hecho, su jefe de personal en ese momento preguntó específicamente a la gente no centrarse en el armario de Melania. “La primera dama anterior tomó la decisión de que sus elecciones se basarían principalmente en lo que quería usar; lo que la deleitaba estéticamente”, dijo Givhan. “No creo que tuviera un deseo o interés particular en trabajar para elevar la industria de la moda estadounidense. Creo que sus elecciones fueron mucho más personales”. Al mismo tiempo, muchos diseñadores también tomó una postura firme en contra de vestirse la ex primera dama, lo que quizás le facilitó la decisión.

WILMINGTON, DE - 12 DE AGOSTO: El ex vicepresidente presidencial demócrata presunto Joe Biden y su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris (D-CA) llegan para pronunciar sus comentarios en la escuela secundaria Alexis Dupont el 12 de agosto de 2020 en Wilmington, Delaware.  Harris es la primera mujer negra y la primera persona de ascendencia india en ser una presunta candidata en una candidatura presidencial de un partido importante en la historia de Estados Unidos.  (Foto de Drew Angerer / Getty Images)

Fuente de imagen: Getty / Drew Angerer

Por otro lado, Joe y Kamala han estado comunicando política a través de su apariencia desde el primer día. Cuando Joe presentó a Kamala como su compañera de fórmula, ella usó un conjunto azul brillante, mientras que él optó por un traje azul marino con una corbata azul claro. Givhan descubrió que la elección de su vestimenta era sorprendente. “Salieron viéndose tan visualmente sincronizados. Pensé que ese era un mensaje realmente poderoso porque, en muchos sentidos, realmente son opuestos”. Y a lo largo de su campaña y viaje a la Casa Blanca, ambos han seguido expresando sus valores a través de su ropa, ya sea a través de coordinación sutil cuando están juntos o declaraciones fuertes por su cuenta.

Si bien solo llevamos unos días en esta nueva administración y aún queda mucho trabajo por hacer, debo admitir que las conversaciones sobre el Día de la Inauguración me dieron una sensación de consuelo y alivio por el hecho de que podemos encontrar alegría en un evento político. de nuevo, a modo de moda. Los eventos históricos del 20 de enero fueron sin lugar a dudas un marcado contraste con los últimos cuatro años de una turbulenta era de Trump, donde muchos se sintieron incómodos prácticamente en todo momento, y ciertamente en días de importancia política. Durante esos momentos, sentimos que no había tiempo para pensar y hablar sobre la moda, estábamos demasiado ocupados preocupándonos por las acciones realizadas por nuestro presidente, así como por las ramificaciones que siguieron.

WASHINGTON, DC - 21 DE ENERO: El presidente estadounidense Barack Obama y la primera dama Michelle Obama saludan a los partidarios mientras caminan por la ruta del desfile inaugural por Pennsylvania Avenue el 21 de enero de 2013 en Washington, DC.  El presidente Obama prestó juramento en el cargo más temprano en el día durante una ceremonia en el frente oeste del Capitolio de los Estados Unidos.  (Foto de Chip Somodevilla / Getty Images)

Fuente de imagen: Getty / Chip Somodevilla

El día de la inauguración, sentí un cambio de perspectiva que me llevó de regreso a la administración de Obama, cuando Michelle realmente comenzó a usar su ropa como un dispositivo para contar historias. Nos obsesionamos su mezcla de alta y baja moda, los diversos diseñadores estadounidenses que defendió, y su discreta elegancia general. “Su vestuario era representativo del país que su esposo quería liderar“, Escribió la jefa de crítica de moda Vanessa Friedman en Los New York Times en 2017. “Se trataba del crisol y el establecimiento; el 1 por ciento y lo accesible”. La gente había estado interesada en la moda de las ex primeras damas mucho antes de que Michelle se mudara a la Casa Blanca, pero su influencia en la moda alcanzó nuevas alturas mientras Barack estaba en el cargo.

En la misma línea, los mensajes alentadores que escuchamos a través de las palabras y el estilo de Joe y Kamala simplemente hicieron que hablar de moda en política fuera divertido. Tal vez recuerde cómo nos sentimos en 2014, cuando La divertida controversia sobre el traje bronceado de Obama parecía el mayor escándalo del mes. Además, creo que la alegría que sentimos esta inauguración proviene de que Kamala fue la primera mujer en asumir su rol, lo que nos permite ver cómo es la moda de una vicepresidenta y la historia que cuenta. Hemos visto cómo ha evolucionado el estilo de las primeras damas a lo largo de los años, pero el 20 de enero nos dio una idea de lo que podemos esperar del vicepresidente. “Creo que la ropa puede subrayar su mensaje, pero no lo reemplaza”, dijo Givhan. Y aunque tendemos a centrarnos menos en los políticos masculinos cuando se trata de moda, la dedicación de Joe por impulsar a los diseñadores estadounidenses también tiene un impacto similar.

La nueva administración marca tantos cambios diferentes en medio de una pandemia global y una profunda división en nuestro país, pero tengo que decir que el entusiasmo por la moda inaugural, junto con las palabras optimistas de la administración Biden-Harris, ciertamente me han hecho sentir esperanzado. . Qué soplo de aire fresco fue investigar los hermosos abrigos vistos en la inauguración y bromear sobre los memes sin fin de Bernie Sanders con su abrigo Burton y mitones sostenibles. Esperamos que podamos seguir entusiasmados con la moda en el mundo de la política.





Fuente: Yerin Kim (www.popsugar.com)

Déjanos tu comentario

Your email address will not be published.

Buscar en todo el contenido del sitio web