Las compras vintage no incluyen el tamaño. Emma Zack está trabajando para cambiar eso.




En previsión de la temporada 2 estreno de Por qué matan las mujeres, un drama en serie construido en torno a temas de identidad, pertenencia y la naturaleza mortal de “mantener las apariencias”, nos sentamos con la estilista y curadora vintage Emma Zack para charlar sobre la inclusión, los looks del verano 21 * y la escasez de opciones de tallas grandes en el comercio minorista vintage tradicional.

DashDividers_1_500x100

El armario de Emma Zack es un auténtico frigorífico: imagina ensaladas de frutas, salchichas, platos de crudité y cóctel de camarones, todo en forma textil. “En este momento, estoy pasando por una fase con el atuendo con temas de comida”, dice ella. “Realmente, estoy pasando por una fase con cualquier cosa que se pueda usar y que pueda hacerme reír”.

Como el cerebro (y la fuerza física) detrás de la tienda vintage en línea seleccionada Recién, Zack ha pasado incontables horas rebuscando en mercados de pulgas, ventas de propiedades y los misteriosos tendones de eBay en busca de ropa para vender. Pero ella no solo busca cualquier cosa vieja con un buen valor de reventa. Sus estipulaciones son específicas: todo debe estar diseñado para mujeres de talla grande. Y todo debe ser divertida. “No se trata de ropa diseñada para adelgazar”, explica Zack. “Están hechos para adaptarse a las mujeres de talla grande, y se trata de hacer que la moda se sienta alegre y alegre. Nosotros no siempre Necesito tomar la moda tan en serio “.

La misión detrás de Berriez es una especie de reclamo para Zack: comprar ropa no siempre fue una experiencia que ella combinó con alegría. “Me encanta la moda desde que era una niña, pero ir de compras era una pesadilla cuando era joven y, de alguna manera, todavía lo es”, dice. En su experiencia, si bien las opciones de tallas grandes ciertamente se están volviendo más comunes, la inclusión de tamaño real todavía se siente como una noción lejana. “Tengo este recuerdo de compras específico: tenía 13 años y buscaba un vestido para usar en el bat mitzvah de un amigo”, recuerda. “Debo haber ido a 10 lugares y no había nada que me quedara bien. Me rompió el corazón: mi madre y yo tenemos recuerdos tan viscerales de ese viaje de compras. Entonces, cuando crecí, juré cambiar eso “.

“Estas no son prendas diseñadas para adelgazar, están hechas para adaptarse a mujeres de talla grande y se trata de hacer que la moda se sienta alegre y alegre. Nosotros no siempre Necesito tomar la moda tan en serio “.

En su concepción en 2019, Berriez no era el enfoque completo de Zack: estaba trabajando a tiempo completo en el departamento de justicia penal en Innocence Project, una organización que trabaja para exonerar a los condenados injustamente. Como un ajetreo informal, comenzó a vender ropa vintage de talla grande en su perfil de Instagram, y no pasó mucho tiempo para que su base de fanáticos creciera. “Eso no debería ha sido un mercado sin explotar, pero lo fue ”, dice. “Me encanta la ropa de segunda mano y, siempre que sea posible, prefiero evitar la moda rápida por completo. Pero cuando tienes tallas grandes, las opciones de ropa sostenible o económica no siempre están disponibles “.

A medida que su negocio crecía, junto con la demanda de su ojo curatorial, Zack decidió dar el paso e inclinarse hacia el mercado de reventa a tiempo completo. Ella nombró al proyecto Berriez con la afirmación de que las bayas, como los cuerpos, son preciosas, incluso por su falta de uniformidad en tamaño, forma y tono. “En ese momento, mis padres decían ‘Emma, ​​¿qué diablos estás haciendo?’ siendo que acababa de pasar 10 años trabajando en justicia penal ”, se ríe Zack. “Pero sabía que este era el movimiento correcto para mí y, finalmente, ellos también se unieron”.

A pesar del éxito inicial de Berriez, 2020 no fue un año agradable para los propietarios de pequeñas empresas, y Zack no fue la excepción. Si bien su tienda ya estaba construida en torno a un modelo en línea, acababa de abrir un espacio minorista que se encuentra con una sala de exposición en su sótano de Bed-Stuy, Brooklyn, y ganaba la mayor parte de sus ingresos a través de tiendas emergentes en todo el país. “Pasar por completo al comercio electrónico ciertamente no fue fácil”, dice. “Especialmente en un momento en el que no podía tener diferentes personas modelando la ropa”.

“Una lección que aprendí muy temprano en la cuarentena fue que tenía que vestirme todos los días para sentirme como yo mismo. Vestirme es una parte muy importante de mi identidad “.

El proyecto de abastecimiento fue una bestia completamente diferente. Sin acceso a tiendas de segunda mano o mercados, Zack se vio obligada a hacer toda su curación digitalmente, una tarea que se vio obstaculizada por el mismo problema que Berriez pretende resolver: no tenía forma de saber cómo encajarían las cosas. Afortunadamente, sin embargo, teniendo solo sólo Dejó atrás su trabajo de tiempo completo, tenía una impresionante reserva de prendas que aún no había tenido tiempo para compartir. Y en su devota búsqueda digital de piezas brillantes y únicas, forjó nuevos vínculos: “De hecho, he construido relaciones reales con personas con las que mantengo correspondencia en eBay”, dice. “Me he acercado particularmente a esta mujer que solía coleccionar teléfonos antiguos en los años 80. La semana pasada, me envió un recorte de periódico con una foto de ella y su colección “.

A pesar de todos los pivotes que Zack ha tenido que navegar a lo largo de la pandemia, ha sido firme en su compromiso con un ritual pre-quar: vestirse. “Una lección que aprendí muy temprano en la cuarentena fue que tenía que vestirme todos los días para sentirme como yo mismo. Vestirme es una parte muy importante de mi identidad ”, dice. “Necesitaba llevar una atuendo sentirse productivo y lleno de energía “. Entonces, se comprometió a adoptar una postura de vestuario que favorecía tanto la comodidad y un sentido del estilo, un espíritu que se manifiesta en el atuendo que tiene en la actualidad: un top corto blanco; un botón abierto de manga corta con estampado de frutas; y un par de pantalones cortos de chándal con efecto tie-dye. “Me encanta esto, se siente como un Mira, pero no se siente constrictivo, esa es la clave ”, dice ella.

Del mismo modo, Zack sabe mejor que nadie que la mayoría de nosotros hemos alterado o reformado nuestras relaciones con nuestra ropa en cuarentena. Hemos ganado o perdido peso, hemos cambiado nuestras prioridades de vestuario, actualizado nuestro sentido del estilo personal. Pero como ella lo ve, esta es una rara y maravillosa oportunidad. Ahora mismo, todos podemos resurgir. Y ya sea que requiera o no prender fuego a nuestros guardarropas anteriores, este es nuestro momento de vestirnos para la ocasión. “No puedo encajar en gran parte de mi mierda en este momento. Crecí dos tallas en cuarentena. Pero tengo que ser honesta, estoy muy emocionada ”, dice. “Tengo una nueva forma de cuerpo, y ahora puedo experimentar con cosas nuevas y nuevas siluetas, y no puedo esperar para lucirlo”.

En esta época del año pasado, Zack dice que pasó por una frase con “vestidos de saco”: prendas largas y abultadas que eran ligeras, aireadas y fáciles de poner. Pero este año, planea tomar el camino opuesto: quiere mostrar la piel, honrar su cuerpo, ponerse cosas que acentúen su forma. “Me tomó mucho tiempo en mi viaje de la moda llegar a donde estoy ahora, pero nunca me sentí más bien”, dice. “Tengo un montón de blusas de corsé clásicas inspiradas en la década de 1940 que no puedo esperar para usar . En realidad, el otro día estaba usando uno con estos mismos pantalones cortos teñidos y pensé: ‘Este es un buen look’. Es cómodo, pero hace calor “. En pocas palabras, la receta del atuendo de Zack es confiable: Celebre su cuerpo, vístase para sentirse cómodo y haga que el acto de ponerse la ropa sea alegre.

Ah, y ella llama a esto el verano de “salir a la cima”, y humildemente te insta a que te subas a bordo.

DashDividers_1_500x100

Para ver más de cerca el estilo vintage, la inclusión y la identidad en lo que respecta a la moda, transmita los dos primeros episodios de Por qué matan las mujeres temporada 2 a partir del 3 de junio exclusivamente en Paramount +. Ambientada en 1949, la nueva serie presenta un elenco de conjuntos, mucha moda de los años 40 y meditaciones profundas y oscuras sobre los secretos detrás de las fachadas que presentamos al mundo.

¿Te gusta lo que ves? ¿Qué tal un poco más de bondad R29, aquí mismo?



Fuente: Eliza Dumais (www.refinery29.com)

Buscar en todo el contenido del sitio web