Una de las tareas más desafiantes en la cocina es cortar cebolla debido a las lágrimas que provoca. Este fenómeno se debe a una reacción química que hace que nuestros ojos lloren cuando cortamos esta hortaliza.

(Leer más: Verduras hervidas: ¿son más o menos saludables cuando están cocinadas? Le contamos).

Cuando cortamos o picamos una cebolla, sus células liberan compuestos de azufre y enzimas que, al combinarse, generan sulfato de alilo. Este compuesto es similar al gas lacrimógeno y, al elevarse, entra en contacto con los ojos, provocando lágrimas.

Pero aquí no termina la historia, ya que el sulfato, al entrar en contacto con el agua de las lágrimas, se convierte en ácido sulfúrico, lo que agrava la irritación ocular y provoca aún más llanto.

El antiguo truco para cortar cebolla sin llorar

La solución a este problema se encuentra en la cocina de todos: el refrigerador. Simplemente debe poner la cebolla en el congelador durante 15 a 30 minutos antes de cortarla. El tiempo dependerá del tamaño de la cebolla.

Este método puede reducir la liberación de compuestos irritantes. Además, asegúrese de usar un cuchillo bien afilado para un corte limpio y rápido, lo que minimizará la reacción enzimática. Cabe mencionar que las cebollas blancas, dulces y moradas tienden a provocar menos llanto que las amarillas.

(Seguir leyendo: Freidora de aire: ¿cuándo se debe cambiar este electrodoméstico?). 

Cabe destacar que las cebollas blancas, dulces y moradas generan menos lágrimas que las amarillas.

¿Cómo elegir una buena tabla para cortar?

Las tablas de corte son esenciales en cualquier cocina, pero es crucial seleccionar la correcta y mantenerla adecuadamente para evitar la contaminación cruzada y garantizar la seguridad alimentaria.

La contaminación cruzada ocurre cuando los microorganismos de un alimento contaminado se transmiten a otro alimento, ya sea directa o indirectamente a través de utensilios o superficies contaminadas. Esto puede representar un riesgo significativo para la salud.

En cocinas profesionales, se prohíbe el uso de tablas de madera debido a su porosidad, que puede acumular restos de alimentos y fomentar el crecimiento de bacterias. Se recomienda el uso de tablas de plástico, que también pueden distinguirse por colores. Se aconseja tener al menos dos tablas, una para carnes y pescados crudos y otra para verduras, frutas, quesos y panificados.

(Le puede interesar: Conozca esta receta para preparar unas deliciosas croquetas de arroz). 

Después de cada uso, es esencial lavar las tablas de corte con agua caliente y detergente. Para una desinfección adicional, puedes sumergirlas en una solución de agua con unas gotas de lavandina durante cinco minutos. Luego, asegúrate de secarlas correctamente y no almacenarlas en lugares cerrados que puedan promover el crecimiento de bacterias.

Más noticias

– ¡Sin ser influencer! Cocinó y dio almuerzo a personas en situación de calle en Bogotá

– ¿Cómo preparar huevos duros? Esto debe hacer para que no se reviente y quede perfecto

– ¿Cómo cocinar la remolacha? El tiempo que debe hervirlas para tener una buena cocción

*Este contenido fue reescrito con la asistencia de una inteligencia artificial, basado en la información publicada por La Nación, y contó con la revisión del periodista y un editor.





Fuente: (www.eltiempo.com)