La inteligencia emocional es un concepto que se ha puesto de moda recientemente. Seguramente podrá encontrar una gran cantidad de investigaciones y libros al respecto. Si bien es posible entender que una persona que muestra empatía y autoconciencia tiene esa habilidad, una experta de Harvard menciona que hay tres características muy específicas que dejan ver quién tiene esta capacidad que está relacionada con el éxito.

Un artículo de la directora del Programa de Negocios y Gestión de Harvard, Laura Wilcox, explica que la inteligencia emocional refuerza las habilidades duras, ayuda a pensar de una manera más creativa y, en general, a aprovechar mejor las habilidades personales, es por ello que es tan relevante.

La experta detalla que la inteligencia emocional básicamente es la capacidad de comprender cuál es nuestro efecto sobre los demás y el poder controlarse a sí mismo. Más allá de permitir tener relaciones más sanas y manejar el estrés de mejor manera, se ha demostrado que las personas que cuentan con esta habilidad se convierten en líderes natos e, incluso, las compañías que la fomentan son más productivas. 

Pero, ¿cómo es que se refleja la inteligencia emocional? Margaret Andrews, instructora de la División de Educación Continua de la Universidad de Harvard, propone tres rasgos principales:

Identificación de las propias emociones

Este es quizá el indicador más claro de la inteligencia emocional, alguien que es capaz de reconocer sus propias emociones, puede trabajar con ellas y convertirse en una persona más empática, por lo que no solo presentan menores niveles de estrés sino que son buenos líderes.

La inteligencia emocional es un rasgo de las personas exitosas. 

Foto:iStock

Empatía

De nada serviría reconocer los propios sentimientos si no se hace un esfuerzo por tratar de comprender los de los demás. Una persona con inteligencia emocional tiene la capacidad de escuchar activamente y entender lo que el otro le está diciendo, poniéndose en su lugar y tratando de actuar en consecuencia, razón por la cual construyen relaciones más sanas. 

Amante de la literatura

Este es un detalle poco conocido que los científicos encontraron. De acuerdo con las investigaciones, las personas que tienen una buena inteligencia emocional suelen ser lectores apasionados, debido a que a través de ese buen hábito son capaces de expandir su conocimiento, gracias a lo cual son mejores analizando y comprendiendo sus emociones y las de los demás. 





Fuente: (www.eltiempo.com)